Tu truco para el cabello!

Como afecta la alimentación al cabello

Categoría: Nutrición

Se sabe con certeza que el déficit de ciertos nutrientes de la dieta ocasiona alteraciones en su crecimiento y apariencia. En más ocasiones de las que creemos, la alimentación inadecuada unida al estrés propio del actual ritmo de vida trepidante, se refleja en el estado del cabello, de las uñas o de la piel.

El cabello se vuelve quebradizo frágil y sin brillo o excesivamente graso y se cae sin una causa aparente; las uñas se reblandecen y unas manchas blancas aparecen y desaparecen; la piel se reseca y se descama dando un aspecto de descuido y falta de hidratación.


Estos síntomas revelan a un organismo cansado, anémico o con carencias nutricionales diversas, principalmente de vitaminas y minerales.

El cabello y las uñas están compuestas de queratina, una proteína que endurece la epidermis para proteger al organismo de agresiones provocadas por agentes externos y contribuye a endurecer el cabello y las uñas.

Para que la queratina se forme con normalidad son indispensables una serie de nutrientes: ciertas vitaminas, sales minerales y aminoácidos azufrados, que favorecen la queratinización y, por tanto, la formación de pelo y uñas. Los datos son elocuentes: cambiamos completamente nuestra piel cada 28 días, se calcula que una persona produce unos cien kilos de células de epidermis a lo largo de su vida.

Cada año, la cabellera crece de media unos 125 mm. y la barba del varón, 145 mm. Las uñas crecen a razón de medio milímetro por semana.

Los nutrientes son cualquier elemento o compuesto químico necesario para el metabolismo de un ser vivo. Es decir, los nutrientes son algunas de las sustancias contenidas en los alimentos que participan activamente en las reacciones metabólicas para mantener las funciones del organismo.

Las sustancias que tienen mayor incidencia sobre la salud del cabello, la piel y las uñas son:

Proteínas
la deficiencia de estos nutrientes provoca un cabello despigmentado, fácil de arrancar y sin brillo. En la dieta habitual no deben faltar alimentos proteicos tales como carnes, pescados, huevos, lácteos y combinaciones de cereales con legumbres o frutos secos; que proporcionan una proteína de calidad nutritiva equivalente a la de los alimentos de origen animal.

Zinc
una gran parte se encuentra en la epidermis, pelo y uñas. Este mineral participa en la síntesis de queratina. La asociación de zinc y vitamina B6 constituye un buen remedio para tratar la caspa y la caída del cabello.

La deficiencia de este mineral afecta al crecimiento del cabello y uñas y disminuye tanto el grosor como la longitud.

El cabello se queda sin brillo, se vuelve quebradizo y puede llegar a producirse una alopecia. Fuentes dietéticas: ostras, nueces, huevos, almejas, anchoas, atún, germen de trigo, bebidas de soja, legumbres, queso, carnes magras, setas.